Cómo enseñar a un perro a realizar sus necesidades en un lugar determinado.

La eliminación inadecuada es uno de los problemas comportamentales más consultados al veterinario.

 

En lo relativo al perro, la eliminación inadecuada, la conducta destructiva y la agresiva, son los problemas comportamentales más consultados al veterinario. Hablaríamos de eliminación inadecuada, cuando la mascota en cuestión, orina y/o defeca en un lugar no deseado por su propietario.
La edad ideal para comenzar a enseñar al cachorro dónde realizar sus eliminaciones es a las 7-8 semanas. A partir de este momento es cuando el cachorro comienza a tener preferencias por determinados sustratos y lugares. Como vemos, el inicio del aprendizaje está dentro del periodo de socialización. Es durante este periodo donde se establecen las bases para educar con éxito y, por consiguiente, favorecer una adecuada convivencia entre propietarios y mascotas.
Debemos tener en consideración que hasta los 5 meses aproximadamente, los perros no tienen un  control total de sus esfínteres. Aunque hayan comenzado con el adiestramiento y en la mayoría de las ocasiones realicen la eliminación de manera correcta, todavía pueden tener fallos.
los cachorros no tienen un control total de sus esfínteres hasta los 5 meses
Hasta los 5 meses los cachorros no tienen un control total de sus esfínteres.
Llegados a este punto y antes de comenzar a describir los pasos para enseñar al cachorro a eliminar en el lugar deseado, debemos tener en cuenta lo siguiente:
  • Toda la familia debe involucrarse en el adiestramiento del cachorro. De este modo, mandaremos siempre un mensaje uniforme y evitaremos señales contradictorias que dificulten el aprendizaje del animal.
  • No debemos castigar al animal, sino usar el refuerzo positivo.
  • Aunque comencemos a adiestrar a edades muy tempranas, debemos tener paciencia y ser constantes. En ocasiones es un proceso largo.
  • Los animales adquiridos en tiendas o criaderos con espacio de movimiento limitado, suelen tener las zonas de descanso, alimentación y eliminación demasiado próximos entre sí. Debido a esto, pueden presentar más dificultad para aprender un hábito de eliminación correcto en comparación con los criados con mayor disponibilidad de espacio.
Refuerzo positivo VETranking
Refuerzo positivo mediante recompensa.
TRUCOS para enseñar al cachorro un hábito de eliminación correcto:
  1. Enseñar al cachorro cual es el lugar adecuado para orinar y defecar. Para ello, cubriremos dicho lugar con papel de periódico y sobre la zona que consideremos más apropiada para la eliminación, dispersamos unas gotitas de lejía.
  2. Para las razas de mayor tamaño, el papel de periódico no es suficiente para absorber todo  el volumen de orina. En este caso es más conveniente el uso de empapadores.
  3. En el caso de que el animal elimine fuera del lugar elegido, debemos quitar de manera efectiva el olor de orina y heces pero sin usar lejía o amoniaco. El olor de la lejía incita al cachorro a orinar nuevamente sobre la zona. Los detergentes enzimáticos son más efectivos para eliminar los restos orgánicos.
  4. Vigilar y controlar al cachorro para llevarlo a la zona de periódicos antes de que elimine. Como norma general, después de comer, al despertarse o tras finalizar el juego, son los momentos previos a la eliminación. Si a esto le añadimos que comienza a olisquear el suelo, encontrarse inquieto, gemir y caminar en círculos, sabremos que el momento de realizar sus necesidades está al llegar.
  5. Premiar al cachorro cuando elimine en el lugar elegido. El premio (comida, golosina para perros, caricia) se deberá entregar inmediatamente tras finalizar la eliminación, de ese modo asociará la eliminación en el lugar elegido, con una recompensa.
  6. En el caso de encontrar excrementos fuera de la zona elegida para dicho fin, no debemos castigar al animal. El perro no será capaz de asociar el castigo con la eliminación incorrecta. Aunque el castigo se realice justo en el momento del acto, el perro puede asociarlo con su dueño, por lo que no eliminará en su presencia, sino cuando éste no esté presente. El castigo lo que hará es empeorar la situación.
  7. Cuando el cachorro comience a utilizar la zona elegida, iremos retirando de progresivamente las hojas de periódico, hasta que solo quede una. Cuando ya esté orinando solo en una hoja será el momento indicado para salir a la calle. Saldremos con una hoja de periódico y la pondremos en el suelo. Cuando el perro elimine sobre la hoja, le premiaremos.
  8. Antes de que tu perro comience a salir a la calle, deberá estar bien inmunizado mediante la vacunación. Pregunta a tu veterinario desde qué edad puedes sacar a pasear a tu cachorro.
  9. Debemos establecer una rutina de salidas y paseos que faciliten la adquisición del hábito de eliminación. Como ya hemos visto, después de comer y cuando se despierta el cachorro, son buenos momentos para realizar un paseo, ya que coinciden con el tiempo en el que tiene mayores ganas de orinar y/o defecar.
  10. Las salidas a la calle o al lugar elegido para que el cachorro realice sus necesidades, serán cada 2-3 horas cuando tienen 2-3 meses. Con 5-6 meses se puede sacar a la calle 5-6 veces al día; con 7-8 meses, 3-4 veces; y a partir del año, 3 veces al día.
  11. No olvides recoger sus excrementos. A parte de ser lo más cívico, la mayoría de ayuntamientos cuentan con una normativa para multar a dueños descuidados. Para facilitar esta tarea, proponemos bolsas para excrementos de perro con dispensador y clip para correa.
  12. No deberíamos finalizar el paseo hasta que hayan pasado unos minutos después de la eliminación. El perro puede, con el tiempo, relacionar la eliminación con el fin del paseo, y por tanto aguantar sus ganas de orinar y/o defecar para evitar que su tan ansiado paseo finalice. Esto puede provocar que deje de eliminar en la calle y vuelva a hacerlo en otros lugares.
Por último, si tras comenzar con el adiestramiento, el perro no consigue adquirir un hábito de eliminación adecuado o progresar satisfactoriamente, deberíamos acudir a nuestro veterinario de referencia. El veterinario, en un primer momento, descartará cualquier problema orgánico que pueda afectar a la eliminación. En el caso de que no existiera patología que justifique una eliminación inadecuada, nos podrá remitir a un etólogo veterinario para que nos asesore.
Cómo enseñar a un perro a realizar sus necesidades en un lugar determinadoNota: Ser propietario de un perro es un privilegio pero también una gran responsabilidad. Los dueños de perros tenemos que comportarnos de manera cívica y responsabilizarnos de la recogida de los excrementos de nuestras mascotas. El abandono de heces en la vía pública supone un riesgo para la salud y el medio ambiente. Por ese motivo, siempre que salgamos a pasear con nuestra mascota debemos llevar bolsas para la recogida de las heces y una botellita con agua para diluir los orines.
REFERENCIAS
  • Manual práctico de etología clínica en el perro. M Amat, T Camps, S Le Brech, S Tejedor. 2016
  • Manual Merck de Medicina Veterinaria. 5ª Ed. 2000
  • Adiestramiento canino. Bruce Fogle y Patricia Holden. Tapa blanda – 26 feb 2015

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *