Reproducción de la perra: ciclo estral

Conocer las diferentes fases y características del ciclo sexual de la perra, puede ayudar a determinar su momento fértil.
En la perra, al igual que ocurre con el resto de mamíferos, el ciclo estral o sexual, está regulado por las hormonas sexuales. Son estas hormonas las que determinan los cambios anatomofisiológicos y de comportamiento que permiten que una hembra de mamífero, en edad fértil, pueda asegurar la producción de gametos femeninos, su fertilización, y posterior desarrollo del feto.
El ciclo estral normal de la perra consta de cuatro fases: proestro, estro, diestro y anestro. Durante el desarrollo de este ciclo, las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona) fluctúan dependiendo de cada fase. Debido a sus variaciones, el organismo del animal sufre una serie de cambios que son más evidentes en el aparato reproductor, presentando algunos signos identificables a simple vista (tumefacción de la vulva, sangrado vaginal…). Igualmente, su comportamiento cambia, sobre todo en lo relacionado con la aceptación o no de la cópula, y en la interacción con el sexo opuesto.
ciclo estral
Hembra de bulldog inglés
A lo largo del siguiente texto haremos mención exclusivamente, de los cambios físicos y de comportamiento que pueden ser observados por el dueño de la mascota.
Evidentemente, la determinación de la fase exacta del ciclo reproductivo de la perra y el momento de mayor fertilidad para la cubrición, requiere de técnicas y determinaciones de concentraciones hormonales por parte del veterinario. Es el veterinario, mediante la medición de niveles hormonales, citología y la endoscopia vaginal, el que determina la fase del ciclo estral de manera precisa. Del mismo modo, descarta o detecta anomalías en base a los resultados de su exploración.
Antes de comenzar a describir las diferentes fases del ciclo estral de la perra, conviene recordar cuándo acontece el inicio de la pubertad. Su comienzo en la hembra, puede variar de los 6 a los 13 meses. Todo ello dependerá de la raza y de las características individuales de cada ejemplar. Por norma general, las razas pequeñas suelen alcanzar la pubertad de manera más precoz y las razas grandes de manera más tardía. En algunas razas grandes, la pubertad se puede atrasar incluso hasta los 24 meses de edad.
A continuación describimos las diferentes fases del ciclo sexual de la perra.

Ciclo sexual de la perra

1) Proestro:

Esta fase comienza con el primer sangrado vaginal de la perra y finaliza cuando la hembra permite la monta. La duración media de esta fase es de 9 días aunque varía de los 2-3 días hasta los 25 días.
Comportamiento: Durante este periodo la hembra se muestra inquieta, huidiza y desobediente, llegando incluso a realizar marcajes con orina. Los machos se sienten atraídos por ella, pero esta aún no se encuentra receptiva. La hembra, ante los intentos de cópula, puede reaccionar con una disuasión activa (gruñidos, mostrar los dientes o morder) al comienzo del proestro, y con una conducta más pasiva al final del proestro (se tumba o se sienta para evitar el apareamiento).
Signos clínicos: La vulva se encuentra aumentada de tamaño y con secreciones de origen uterino. Dichas secreciones, pueden variar desde serosanguinolentas a hemorrágicas. Al mismo tiempo, la mucosa vaginal se muestra edematosa y sonrosada.

2) Estro:

Esta fase del ciclo sería el celo propiamente dicho. Se caracteriza por la aceptación del macho y la realización de la cubrición. La palabra estro deriva del griego oistros, que significa deseo vehemente. Tiene una duración media de 9 días con un intervalo que va desde los 4 hasta los 24 días. La ovulación* suele acontecer el segundo día del estro. Esta fase termina cuando la hembra no acepta al macho.
Comportamiento: La perra facilita los intentos de apareamiento por parte del macho elevando el perineo y desviando la cola. La hembra puede atraer al macho a través de grandes distancias debido a las feromonas. Las feromonas se sintetizan en los riñones y el tracto reproductivo, eliminándose mediante la orina y las secreciones vaginales.
Signos clínicos: El tamaño de la vulva es menor que en la fase de proestro. La descarga vaginal comienza a ser de color marrón, pero algunos animales pueden mantener descargas serosanguinolentas durante todo el proestro y el estro.

3) Diestro:

Se inicia cuando finaliza el celo y termina cuando los niveles de progesterona retornan a niveles basales. El diestro dura normalmente de 2-3 meses cuando la hembra no está preñada. Cuando la perra queda gestante, esta fase durará 65 ± 2 días.
Comportamiento: La hembra rechaza la monta y deja de atraer al macho.
Signos clínicos: El edema vaginal y el tamaño de la vulva van disminuyendo poco a poco. La descarga vaginal serosanguinolenta pasa a ser una secreción densa y transparente. Durante esta fase el desarrollo de las mamas puede ser evidente, tanto en las perras preñadas como en aquellas que no han sido fecundadas durante el estro. El aumento de las mamas en ambos casos se debe al incremento de la progesterona.

4) Anestro:

Durante esta fase se produce una involución del útero y se restauran los cambios y alteraciones que se han producido en el endometrio. Dura aproximadamente 4 meses y medio y existe cierta inactividad ovárica.
Comportamiento: Al igual que ocurre en el diestro, la hembra no produce atracción sobre los machos ni permite la monta.
Signos clínicos: En esta fase del ciclo reproductivo no existirían diferencias entre una perra en anestro u otra hembra ovario-histerectomizada.
ciclo estral
Ciclo estral de la perra

Intervalo entre ciclos ováricos

Por regla general se comienza con un nuevo ciclo estral (proestro) cada 7 meses. Si bien es cierto que hay hembras que presentan intervalos menores de 4 meses, esto se puede relacionar con cierto grado de esterilidad. Lo mismo ocurre con intervalos mayores de 12 meses, que también se relacionan con esterilidad o fecundidad subóptima. Sin embargo, algunas razas como el rottweiler y el pastor alemán, tienen periodos de 4 a 4,5 meses, sin afectar a la fecundidad. Lo mismo ocurre con el basenji y el xoloitzcuintle (mexicano sin pelo) que muestran un ciclo ovárico anual, sin afectar a su fecundidad.
 
ciclo estral
Perro de raza basenji
*Ovulación: A diferencia de lo que ocurre con otras hembras, la perra no libera ovocitos preparados para la fertilización. Deben pasar 48-72 horas para que estos ovocitos primarios se conviertan en ovocitos secundarios y puedan ser fecundados. Las perras saludables suelen experimentar ciclos ováricos durante toda su vida.

Referencias

D Martí Angulo. ‘Reproducción y Neonatología Canina y Felina‘. Manuales Clínicos Por Especialidades. Servet. 2011.

MV Root Kustritz. ‘Manual de Reproducción Del Perro y Del Gato’. Multimédica Ediciones Veterinarias. 2003.

GM Simpson, GCW England, MJ Harvey. ‘Manual de Reproducción y Neonatología en Pequeños Animales‘. Colección British Small Animal Veterinary Association (BSAVA). 2000.

EC Feldman, RW Nelson. ‘Endocrinología y Reproducción en Perros y Gatos‘. McGraw-Hill Interamericana. 1996.

 


Si necesitas conocer el estado de salud de tu mascota y recibir más información sobre su cuidado, no dudes en pedir cita con tu veterinario de referencia. Si todavía no tienes un veterinario, localiza con ayuda de nuestro buscador www.vetranking.com al veterinario más cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *