¿Sabías que…las aves son dinosaurios?

Las aves son dinosaurios que se recubrieron de plumas primero, disminuyeron su tamaño después y finalmente, aprendieron a volar.

Efectivamente, las aves no son otra cosa que dinosaurios que se recubrieron de plumas primero, disminuyeron su tamaño después y finalmente, aprendieron a volar.
¿Cómo sabemos ésto? Gracias a que en el siglo XIX en la región de Baviera, en Alemania, se encontró fosilizado el «pariente» más lejano de las aves, que es… ¡un dinosaurio! El ejemplar se denominó Archaeopteryx, nombre que deriva del griego antiguo ἀρχαῖος (archaīos) «arcaico, antiguo», y πτέρυξ (ptéryx), «pluma» o «ala». O sea, que podemos traducirlo como «pluma arcaica».
Tras este descubrimiento, se han encontrado otros Archaeopteryx que han dado más pistas sobre su comportamiento. Por ejemplo, se sabe que tenían gastrolitos o piedras en el sistema digestivo (lo que les ayudaba a digerir los granos, como las gallinas), construían nidos e incubaban los huevos.
Sin embargo, tenían unos dientes afilados y se piensa que no podían volar.
¿Para qué tenía plumas un dinosaurio si no pueden volar? Probablemente para protegerse del frío, ya que sirve de protección frente al agua. Además, no se descarta que este antepasado de las aves pudiera planear entre los árboles, de manera muy similar a como lo hacen hoy en día las ardillas voladoras.
Archaeopteryx
Póster con imágenes del fósil original de Archaeopteryx albergado en el museo de Berlín y una reproducción de su estado natural.

Si necesitas conocer el estado de salud de tu mascota y recibir más información sobre su cuidado, no dudes en pedir cita con tu veterinario de referencia. Si todavía no tienes un veterinario, localiza con ayuda de nuestro buscador www.vetranking.com al veterinario más cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *